Efecto Oso Blanco y los pensamientos obsesivos.

El psicólogo social Daniel Wegner (1948-2013) llamó a este fenómeno mecanismo de control mental irónico bimodal. Esto le ocurre, en mayor o menor medida, a todo el mundo, y crea en nuestra mente un efecto de obsesión, pero no te preocupes, es normal.

Intente superar la tarea de no pensar en un oso polar y verá al maldito animal a cada minuto.

Daniel Wegner realizó un experimento en la Universidad de Harvard dentro de su abanico de investigaciones sobre la eliminación de pensamientos.

Wegner pidió a los participantes del experimento que pensaran en lo que quisieran de forma consciente durante 5 minutos, pero con la única condición de no pensar en un oso polar. Cada vez que visualizaran el oso polar deberían tocar una campana para registrarlo. Y así fue, los participantes hicieron sonar la campana en intervalos de menos de un minuto. Ahí estaba el oso polar en sus mentes a pesar de las instrucciones precisas de no hacerlo.

A continuación se le pidió a ese mismo grupo de sujetos que pensasen conscientemente en un oso polar, comparándolos con otro grupo de control al que también se le pidió que pensaran en un oso polar. El grupo control no había participado en la primera parte de experimento (no pensar en el oso blanco). Se repitió la historia, los participantes del primer grupo pensaron muchas más veces en el maldito oso polar una y otra vez.

Lo que sucede en este fenómeno es que una parte de nuestro cerebro está trabajando de forma consciente e intencional tratando de evitar el pensamiento (un oso blanco), mientras que la parte irónica lo hace bajo procesos inconscientes de supervisión involuntaria, comprobando constantemente que no se produzcan pensamientos relacionados con el objetivo (no pensar) para no fracasar. Es decir, ¡alguien tiene que vigilar que no se piense en ello! Lo que pasa es que lo que se produce es el fenómeno del oso polar…el maldito oso se nos aparece de nuevo en la mente de forma paradójica.

Como técnica, nos sirve para eliminar pensamientos ante conductas obsesivas o pensamientos recurrentes o irracionales. Se trata de sustituir pensamientos no deseados, que normalmente son dolorosos, por otros inofensivos, como el oso polar. Todo el mundo tiene pensamientos recurrentes (miedos, discusiones, frustraciones, recuerdos) y tratamos de no pensar en ellos, pero al intentar suprimirlos se nos vuelven una y otra vez a la cabeza. Saber que esto no funciona, es el primer paso para eliminarlos.

El efecto del oso blanco se da en numerosos trastornos y problemas psicológicos.

Cuando el paciente desea dejar de pensar en algo, esto produce más ansiedad y el pensamiento se vuelve intrusivo.

Por ejemplo, pacientes con ideas obsesivas (miedo a enfermar, a hacer daño a alguien, a poder contaminarse/contagiarse, haber dejado el gas abierto, etc), pacientes que desean dejar de pensar en una persona que ya no está en su vida, o pacientes que quieren dejar de fumar, etc

 

Wegner, D. M. (1989). White bears and other unwanted thoughts: Suppression, obsession, and the psychology of mental control. New York: Viking/Penguin. German translation by Ernst Kabel Verlag, 1992. 1994 Edition, New York: Guilford Press.